Masajes durante el embarazo ?>

Masajes durante el embarazo

En la etapa de gestación el cuerpo de la embarazada sufre enormes cambios que traen consigo molestos dolores. En este período los pies hinchados, las malas noches sin dormir y los dolores de espalda y cuello son muy comunes.

Algunas embarazadas recurren al masaje como medio de aliviar estos síntomas, pero debes entender que no es lo mismo recibir un masaje en estado de gestación o no. A pesar de los obvios beneficios, también debemos tener cuidados especiales durante un masaje.

 

El masaje para aliviar los dolores

Los dolores lumbares y pélvicos que sufren la mayoría de las embarazadas pueden ser aliviados con masajes localizados. Este procedimiento no solo mitiga la tensión de la mamá, sino que le provee de un momento de relajación que la ayuda en el plano psicológico.

Cada masaje tiene una función diferente, en dependencia de las necesidades de la embarazada. Algunos se practican específicamente para activar la circulación y contrarrestar los efectos de la retención de líquidos en el cuerpo. Estos inciden especialmente en las extremidades inferiores y evitan la molesta hinchazón en las piernas.

Todo masaje influye positivamente en la psiquis de la madre, pero hay algunos que se realizan específicamente para relajar a la embarazada. Estos pueden enfocarse en sitios particulares del cuerpo o bien ser generales. El objetivo es que la mamá se sienta cómoda y olvide sus dolores y problemas durante ese período.

 

¿Qué debemos evitar durante un masaje?

Todo procedimiento al que se someta la embarazada debe estar aprobado por su médico, así que no olvides consultarlo antes de acudir a un masajista. Siempre ve a un especialista que conozca cómo realizar los masajes a embarazadas, así que busca algún centro especializado en cuidados prenatales.

Se aconseja esperar hasta después del segundo trimestre antes de recibir los masajes, pues esta es la etapa del embarazo en la que mayores cuidados se deben tener. Generalmente, los masajes deben darse en una posición lateral o sentada, para no aplicar presión en el vientre y dañar al bebé.


Comments are closed.